La audiencia opina…

Los molinos, el Estado y una izquierda

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

A ra√≠z de los comentarios por La Mesa sobre la declaraci√≥n de Daniel Mart√≠nez en cuanto a que ‚Äúno tiene que ser todo del Estado‚ÄĚ, y a que la extinta Uni√≥n de Rep√ļblicas Socialistas Sovi√©ticas (que implant√≥ esa modalidad) ‚Äúni siquiera fue socialista‚ÄĚ, desde la audiencia se se√Īala que hay sectores que hoy siguen identificando estatismo con izquierda y propiedad privada con derecha.


La Mesa del jueves pasado discutió la afirmación del precandidato presidencial Daniel Martínez en torno a la ex Unión Soviética, a raíz de que los parques eólicos construidos cuando él fue ministro de Industria son de propiedad privada.

Ahorremos suspicacias: no tengo militancia política y, salvo que alguna fuerza muy potente me impulse, no pienso votar en las elecciones internas y en octubre pienso hacerlo anulado.

Pero me llam√≥ mucho la atenci√≥n que todos los opinantes coincidieran en adjudicar intenci√≥n electoralista a lo manifestado por Mart√≠nez. ‚ÄúPudo dar 1.500 argumentos para explicar por qu√© los molinos son privados, en lugar de hablar de la URSS‚ÄĚ, coincidieron los cuatro.

Recordemos que la construcci√≥n de los molinos se efectu√≥ mediante licitaciones de energ√≠a e√≥lica que llevaron a Uruguay a ser el pa√≠s de Am√©rica con mayor porcentaje de potencia instalada en energ√≠a renovable no tradicional. Y, seg√ļn la cr√≥nica de El Observador, a prop√≥sito de ese indudable logro para el pa√≠s, alguien del p√ļblico (presumiblemente un frenteamplista) le reproch√≥ que los molinos sean de propiedad privada. Ante ello y visiblemente alterado, Mart√≠nez le respondi√≥: ‚ÄúAh, no sab√≠a que ten√≠as 1.500 millones de d√≥lares para eso. Me lo hubieras dicho y los constru√≠amos con tu plata. Aparte, ¬Ņqui√©n dijo que tiene que ser todo del Estado? Yo no estoy de acuerdo. La Uni√≥n Sovi√©tica para m√≠ ni siquiera fue socialista. Fue un desastre. Adem√°s, socialismo sin democracia no existe. Fue una verg√ľenza y todav√≠a estamos pagando los horrores que hizo la URSS, porque el campo progresista termin√≥ identific√°ndose con una experiencia lamentable‚ÄĚ.

Me llam√≥ la atenci√≥n el juicio de los panelistas porque, notoriamente, hay un sector de militantes de izquierda que todos los d√≠as sigue postulando que socialismo es sin√≥nimo de propiedad estatal de los medios de producci√≥n. Y esa es una identificaci√≥n con la concepci√≥n de la desaparecida URSS. ‚ÄúRevoluci√≥n‚ÄĚ fue para esos sectores, en los 60 y 70, la expropiaci√≥n de los medios de producci√≥n en Cuba, en el Per√ļ de Velazco Alvarado, en el Chile de Allende (sectores de izquierda ocupaban minas reclamando su inmediata expropiaci√≥n), etc., luego en Venezuela… (‚Äú¬°Expr√≥piese, expr√≥piese!‚ÄĚ, exclamaba el comandante Hugo Ch√°vez, tanto por empresas que explotaban el subsuelo, como por bancos, comercios o edificios de apartamentos, lo que gener√≥ demandas internacionales por miles de millones de d√≥lares que hoy ahogan al pa√≠s).

Sectores y militantes que hoy se identifican con la desaparecida URSS, con Cuba, con el gobierno de Maduro, siguen pensando que eso fue o es ‚Äúsocialismo‚ÄĚ. Ahora y en el pasado, ti√Ī√≥ un discurso de la izquierda. Pero adem√°s lo dicen algunos dirigentes sindicales y pol√≠ticos todos los d√≠as en las redes sociales, y cada tanto lo deslizan p√ļblicamente en forma m√°s o menos directa. ¬ŅNadie los ha le√≠do o escuchado reclamando al gobierno que expanda la propiedad estatal, o que no abra la participaci√≥n a privados en negocios de inter√©s nacional? ¬ŅNadie ha escuchado que se denuncie a diario ‚Äúprivatizaci√≥n‚ÄĚ o ‚Äútercerizaci√≥n‚ÄĚ como una acusaci√≥n en s√≠ misma?

Muy lejos estoy de ser un te√≥rico del marxismo, pero basta una ojeada a cualquier publicaci√≥n de los 70 para leer citas de Carlos Marx explicando por ejemplo el agotamiento del sistema capitalista esencialmente explotador: ‚Äú‚Ķel rumbo ulterior de la socializaci√≥n del trabajo y de la transformaci√≥n de la tierra y dem√°s medios de producci√≥n en medios de producci√≥n explotados socialmente, es decir colectivamente, y, por lo tanto, la marcha ulterior de la expropiaci√≥n de los propietarios privados, cobra una forma nueva. (‚Ķ) La centralizaci√≥n de los medios de producci√≥n y la socializaci√≥n del trabajo llegan a un punto en que se hacen incompatibles con su envoltura capitalista. √Čsta salta hecha a√Īicos. Ha sonado la hora final de la propiedad privada capitalista‚ÄĚ (El Capital, Tomo 1, p.p. 648-49, reza al pie de esa p√°gina, una de tant√≠simas en tant√≠simos libros y folletos que sintetizaron la obra fundamental del marxismo).

‚ÄúNo se puede vencer al capitalismo sin tomar los bancos, sin abolir la propiedad privada de los medios de producci√≥n‚ÄĚ, agrega este viejo librito de los 70 que guardo, uno de tant√≠simos que cita a Vladimir Ilich Lenin.

¬ŅC√≥mo alguien que milite en pol√≠tica en este pa√≠s (entre ellos personas con una dilatad√≠sima trayectoria en la izquierda marxista-leninista), puede ignorar que miles de dirigentes y militantes que siguen identific√°ndose hoy con la revoluci√≥n sovi√©tica interpretaron en su momento, y siguen interpretando hoy, que un gobierno ‚Äúde izquierda‚ÄĚ es estatista y, al contrario, revolucionar el mercado de la energ√≠a convocando a inversores privados es ‚Äúde derecha‚ÄĚ?

Podr√° ser cierto, entonces, que Mart√≠nez ‚Äúpudo dar 1.500 argumentos para explicar por qu√© los molinos son privados, en lugar de hablar de la URSS‚ÄĚ. Pero ¬Ņno fue absolutamente pertinente que puntualizara que la propiedad estatal no fue sin√≥nimo de socialismo?

G. Beade
Vía correo electrónico


Nota relacionada

Mart√≠nez sostuvo que la URSS fue una ‚Äúverg√ľenza‚ÄĚ (La Mesa, jueves 13)

 


¬ŅC√≥mo te comunicas con En Perspectiva?

Por SMS: 55511
Por correo electr√≥nico: [email protected]

Las opiniones recibidas podrán ser editadas por extensión y claridad.