EnPerspectiva.uy

Entrevista central, viernes 25 de agosto: Rafael Mandressi

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Entrevista con Rafael Mandressi, corresponsal de En Perspectiva en París.

facal-v2-banner-en-perspectiva-net

EN PERSPECTIVA
Viernes 25.08.2017, hora 8.23

Video de la entrevista

ROMINA ANDRIOLI (RA) ‚ÄĒCuando el mundo entero buscaba explicaciones para el triunfo del empresario Donald Trump en las elecciones estadounidenses y se recuperaba del shock, Emmanuel Macron sorprendi√≥ ganando las presidenciales en Francia.

El país cuna de los principios que rigen el mundo occidental dejaba a un lado los viejos partidos y políticos tradicionales e innovaba con una propuesta electoral y política fresca y poco cargada de la vieja ideología del siglo XX.

(Audio Emmanuel Macron.)

RA ‚ÄĒEn sus primeros meses Macron despleg√≥ una personalidad diferente, firme, novedosa, un aire fresco soplaba en la vieja Europa. Importantes gestos diplom√°ticos, discursos proeuropeos y hasta la invitaci√≥n a cient√≠ficos a seguir investigando contra el cambio clim√°tico y a favor del medioambiente llevaron a Macron a ser la ant√≠tesis de su hom√≥logo del otro lado del Atl√°ntico, en Estados Unidos.

Pero la hora del deslumbramiento empieza a terminarse y comienza el tiempo de mostrar su capacidad política para gobernar Francia y mejorar la vida de sus conciudadanos. Y las encuestas de aprobación de su gestión ya no son tan auspiciosas para el joven mandatario.

Está claro que no solo los franceses siguen con atención el devenir de la presidencia de ese país, el mundo entero lo hace. Por eso vamos a conversar con Rafael Mandressi, nuestro corresponsal en París.

Para empezar, ¬Ņc√≥mo definir√≠as en t√©rminos generales estos primeros meses del mandato de Macron? ¬ŅA qu√© estuvo abocado principalmente?

RAFAEL MANDRESSI (RM) ‚ÄĒEstuvo instal√°ndose, primero, con bastante √©xito en las primeras semanas, desde que gan√≥ la presidencia hasta poco despu√©s de las elecciones legislativas, con toda una serie de gestos simb√≥licos, con actividad diplom√°tica como la que recordabas en tu introducci√≥n, y con la consagraci√≥n en principio de su mayor√≠a parlamentaria muy holgada en las elecciones de junio.

Despu√©s lleg√≥ el verano, y eso implica, entre otras cosas ‚Äďcomo ocurre en Uruguay tambi√©n y supongo que en muchos otros lugares del mundo‚Äď, que hay una suerte de par√©ntesis, una especie de calma general. Y el comienzo de algunos anuncios y de ciertas torpezas tambi√©n, sobre todo de sus legisladores, empez√≥ a colocar alguna mancha en el cuadro. Sus primeras iniciativas tienen que ver con promesas de campa√Īa, como la aprobaci√≥n de una ley que en su momento se iba a llamar ‚Äúde moralizaci√≥n de la vida p√ļblica‚ÄĚ y que despu√©s se llam√≥ ‚Äúde confianza en la vida p√ļblica‚ÄĚ, que consiste b√°sicamente en reforzar y aumentar una serie de controles para limitar los casos eventuales de pr√°cticas no demasiado claras y de eventuales casos de corrupci√≥n. Y despu√©s lanz√≥ el buque insignia, que es la reforma laboral que est√° en este momento en elaboraci√≥n. Pero ocurre que tambi√©n ha aparecido una suerte de dualidad, hay un Macron dom√©stico y un Macron internacional, con im√°genes bastante diferentes en estos d√≠as y en particular con la ca√≠da en las encuestas de popularidad, que mencionabas.

RA ‚ÄĒSi uno mira las √ļltimas encuestas, Macron cumple los 100 primeros d√≠as de gobierno ‚Äďya los cumpli√≥‚Äď y seg√ļn los √ļltimos n√ļmeros, por ejemplo del Instituto Demosc√≥pico IFOP para el diario Le Figaro, solo el 36 % de los franceses est√°n contentos con la gesti√≥n de Macron durante sus primeros tres meses en el El√≠seo. ¬ŅC√≥mo ven estos n√ļmeros desde una perspectiva un poco m√°s amplia? ¬ŅQu√© significan con relaci√≥n a la aprobaci√≥n que hab√≠a tenido en los primeros d√≠as?

RM ‚ÄĒEn primer lugar, es una ca√≠da muy importante, empez√≥ con 62 % de aprobaci√≥n, lo cual quiere decir que baj√≥ a la mitad. Tampoco es tan alta la desaprobaci√≥n, seg√ļn las encuestas que he visto hay un 50 % de personas que dicen ‚Äúhay que esperar para ver y concluir algo, todav√≠a es muy pronto‚ÄĚ. En todo caso, los n√ļmeros actuales, esos que mencionabas reci√©n, son inferiores a los que ten√≠an Fran√ßois Hollande y Nicolas Sarkozy a la misma distancia de su elecci√≥n en sus per√≠odos respectivos.

Tambi√©n hay una aceleraci√≥n de los tiempos. Ya no hay mucho tiempo de per√≠odo de gracia o de luna de miel o de romance, eso dura cada vez menos. Por lo tanto el aterrizaje en una cota de popularidad m√°s o menos razonable ‚Äďporque es impensable que un presidente mantenga en una duraci√≥n larga m√°s de 60 % de aprobaci√≥n, son casos muy excepcionales‚Äď se produce muy r√°pidamente. Con el agregado que yo mencionaba reci√©n, que hay un parate, el parate veraniego en el hemisferio norte de este √ļltimo mes y medio, que corta el impulso inicial y desconecta la acci√≥n gubernamental de la preocupaci√≥n cotidiana, entonces cuando la gente se empieza a acordar dice ‚Äús√≠, est√° bien, pero ¬Ņqu√© hizo hasta ahora? No hizo gran cosa‚ÄĚ. Se aceleran los tiempos en las conclusiones y se aceleran tambi√©n en la demanda de resultados. A alguien que por lo menos va a estar cinco a√Īos se le piden resultados ya, no al t√©rmino del mandato. Eso explica buena parte de esta reacci√≥n.