Tiene La Palabra

Cambiar para que la pelota siga rodando

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Por Leonardo Costa ///

Hace ya una semana que vivimos un gran terremoto informativo proveniente de la investigaci√≥n de corrupci√≥n, fraude, lavado de dinero y evasi√≥n fiscal por parte del Gobierno de Estados Unidos sobre el mundo del f√ļtbol, sus dirigentes y la FIFA.

Comenzando con el arresto de varios dirigentes pertenecientes a la CONMEBOL y a la CONCACAF, así como el pedido de captura de empresarios que ostentan derechos de televisación. Siguiendo por la elección de Blatter como Presidente de la FIFA la semana pasada y su posterior renuncia el martes pasado que comentáramos en la mesa de En Perspectiva. Finalizando, por ahora, con la derogación por la Cámara de Diputados de Paraguay de la ley que otorgaba inmunidad en ese país a la CONMEBOL.

Todo ha sido muy r√°pido y efectivo. Claro, ha actuado el Departamento de Justicia de Estados Unidos, su Fiscal General, el FBI y el IRS, la autoridad fiscal americana. Han fundamentado su competencia para aplicar la jurisdicci√≥n americana en el hecho que se han utilizado bancos de ese pa√≠s, que se han firmado contratos sometidos a sus leyes y que la CONCACAF tiene su sede en Miami. La justicia americana cuando act√ļa tiene la fuerza adicional proveniente de tratados de cooperaci√≥n jur√≠dica firmados con casi todos los pa√≠ses del mundo que le asegura la posibilidad real en el cumplimiento de la ley.

Cabe destacar que es la primera vez que un Estado investiga al f√ļtbol sin la posibilidad que la FIFA amenace con desafiliar a su organizaci√≥n local del f√ļtbol, en este caso la Major Soccer League.

El golpe finalmente ha sido casi letal.

Conjuntamente con la fuerza de la justicia, y la gravedad de los delitos que est√°n en juego, especialmente el lavado de activos, han colaborado a la efectividad del procedimiento, los sponsors del f√ļtbol mundial, las grandes marcas que no quieren ver su imagen pegada a una organizaci√≥n opaca seg√ļn ahora se denuncia. Tambi√©n varios gobiernos que han cooperado con la justicia americana, congelando activos o deteniendo a los acusados algunos pr√≥fugos.

No debemos por ultimo olvidarnos de la gente que ama al f√ļtbol como una pasi√≥n. Los millones de an√≥nimos futboleros que fin de semana tras fin de semana so√Īamos con este deporte magnifico convertido hoy en un negocio. Hoy todos estamos avergonzados y exigimos cambios, para seguir so√Īando con el club de nuestros amores o con la selecci√≥n de nuestro pa√≠s.

Todo este combo contribuy√≥ a que en tan solo una semana, la organizaci√≥n del f√ļtbol se viera sacudida al punto tal, que a mi juicio, la FIFA no ser√° la misma que conocimos. Tampoco ser√° igual el negocio del f√ļtbol y el entorno de negocios que lo rodea. En s√≠ntesis, nada ser√° como lo conocimos. Sin embargo, la FIFA continuar√° siendo la entidad rectora del f√ļtbol mundial y regir√°‚Äďsiempre y cuando cambie sus estructuras- un negocio millonario que la convirti√≥ en una multinacional que factura m√°s de 1000 millones de d√≥lares al a√Īo.

¬ŅQue deber√° hacer el f√ļtbol en general y la FIFA en particular para salvaguardar al negocio del f√ļtbol?

A nuestro juicio, ser transparente en sus negocios fundamentalmente, para que los sponsors contin√ļen aportando los recursos y de esa forma el show contin√ļe. Asimismo, para que los bancos internacionales y la banca corresponsal canalicen las transacciones financieras del f√ļtbol, se deber√° demostrar que los negocios son leg√≠timos y que no todo est√° en un manto de duda. Y por √ļltimo se deber√° permitir que los gobiernos regulen el f√ļtbol, sea incluy√©ndolo como sujetos obligados al cumplimiento de las leyes anti lavado o sea exigi√©ndole absoluta transparencia en el manejo y publicidad de sus estados contables.

Vale decir para que la pelota siga rodando, se deber√°n hacer cambios, comenzando por una nueva dirigencia, cosa que ayudar√° la renuncia de Blatter, y con un nuevo modelo de negocios basado en la cristalinidad y sobre todo en un nuevo gobierno corporativo del f√ļtbol que rinda cuentas efectivas de su actuar y que nos permita a los que amamos el f√ļtbol seguir so√Īando que esto es solo por el deporte.