Editorial

El progreso, o la gran Macron

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Por Rafael Mandressi ///
@RMandressi

Progresista, liberal, internacionalista. Me suena.

As√≠ hablaba el se√Īor Emmanuel Macron cuando constru√≠a su candidatura a la presidencia de Francia. Tambi√©n hablaban as√≠ sus portavoces y seguidores m√°s cercanos. El candidato se convirti√≥ en presidente, y muchos de quienes trabajaron junto a √©l para que tal cosa ocurriera ocupan hoy lugares m√°s o menos destacados en el gobierno, son parlamentarios y/o cuadros del partido pol√≠tico creado a partir del movimiento macronista inicial, que se llam√≥ En Marcha, y pas√≥ a ser La Rep√ļblica en marcha. Todos, incluido el presidente, retoman cada tanto aquella autodefinici√≥n, o en su defecto alguno de sus t√©rminos, seg√ļn la ocasi√≥n lo sugiera o lo requiera.

El tr√≠ptico, record√©moslo para ser exactos, conten√≠a y contiene un matiz, o m√°s precisamente una fluctuaci√≥n: en lugar de internacionalista, a menudo la palabra empleada era, y sigue siendo, ‚Äúeuropeo‚ÄĚ, con lo cual se quiere decir europe√≠sta, esto es, partidario y promotor del proyecto de integraci√≥n encarnado por la Uni√≥n Europea. ‚ÄúEuropeas‚ÄĚ son tambi√©n ‚Äď as√≠ se las llama ‚Äď las elecciones de diputados al Parlamento del bloque, cuya pr√≥xima edici√≥n est√° prevista para fines de mayo de 2019. El episodio electoral se avecina, el partido presidencial franc√©s, al igual que otros, ya tiene la mira puesta en √©l, y una de las preguntas que circula en sus filas es con qui√©n establecer alianzas para formar, llegado el momento, una bancada ‚Äúeuropea‚ÄĚ en la futura c√°mara. Se insin√ļa, y quiz√° ya se est√© negociando, que podr√≠a ser con una formaci√≥n espa√Īola, relativamente nueva, que hace algunos a√Īos se sum√≥ a una coalici√≥n transeuropea de derecha dura y soberanista pero que ahora se dice de centro o de centroderecha: Ciudadanos, cuyos dirigentes gustan presentar, en ocasiones, como la versi√≥n transpirenaica de En Marcha.

Ciudadanos. Me suena tambi√©n. En todo caso, al igual que el macronismo, este partido espa√Īol, presidido por el se√Īor Albert Rivera, afirma ser liberal y progresista. No se lo ha visto gobernar, pero no es descabellado suponer que, de hacerlo, tomar√≠a algunos de los rumbos que el se√Īor Macron y su gobierno han empezado ya a recorrer desde hace un a√Īo y medio: desbloquear el pa√≠s, liberar las energ√≠as, fomentar la innovaci√≥n, favorecer a los emprendedores, todo lo cual requiere eliminar fastidiosas y arcaicas regulaciones que no hacen sino conspirar contra el indispensable dinamismo de una sociedad y una econom√≠a cuyo ox√≠geno es la plata derramada por las fortunas al crecer. Para ayudarlas en su crecimiento, nada mejor que desgravarlas, al tiempo que se propicia la autonom√≠a de los trabajadores para permitirles obrar en aras de su realizaci√≥n personal merced a su esfuerzo genuino. Igualdad de oportunidades, y que el m√©rito decida el resto.

Si esto no es progreso, el progreso dónde está, podría exclamar legítimamente cualquiera que no interprete este conjunto de enunciados como un ejercicio eufemístico. Ha llegado la hora de la revolución de la alegría, el tiempo de ir hacia adelante, en busca del abrazo emancipador de un nuevo mundo, de horizontes despejados, de contemporaneidad desacomplejada y desprovista de antiguas pesadumbres. Hay que avanzar, no temerle al movimiento, ponerse, como quien dice, en marcha. Progresar, en suma.

S√≠, progresar, ser progresista, no s√≥lo creer en el progreso sino actuar para ayudarlo a materializarse. Linda idea, la de progreso. C√≥moda, sobre todo, porque sirve para todo punto de llegada: alcanza con pintar ese lugar como una meta deseable, donde nos espera sonriendo el porvenir y sus caricias halag√ľe√Īas. Nadie miente necesariamente, ni busca enga√Īar; el progreso es una idea en disputa, cada quien tiene el suyo y por lo tanto todos pueden apropi√°rsela. Pero tambi√©n es una idea vieja, con un retrogusto dudoso a sentido de la historia y a devenir inexorable. Un cuento bien contado, que habla de progresar o perecer, que promete recompensas ma√Īana a cambio de sudor y l√°grimas hoy, que se parece mucho a una f√°bula moral condimentada con profec√≠as, pronta para ser recitada y vivada en reuniones p√ļblicas.

Liberales y progresistas, ya decía yo que me sonaba.

***

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, lunes 27.08.2018

Sobre el autor
Rafael Mandressi (Montevideo, 1966) es doctor en Filosofía por la Universidad de París VIII, historiador y escritor. Desde 2003 reside en París, donde es investigador en el Centro Nacional de Investigación Científica, director adjunto del Centro Alexandre-Koyré de historia de la ciencia y docente en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales. Es colaborador de En Perspectiva desde 1995.