Editorial

Marihuana medicinal

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Por Mauricio Rabuffetti ///
@maurirabuffetti

***
El ex presidente Jos√© Mujica defini√≥ a la regulaci√≥n del mercado del cannabis en Uruguay como un ‚Äúexperimento‚ÄĚ. Y no se equivocaba. Es un mecanismo in√©dito en el mundo y como es de esperar, en su implementaci√≥n hay dificultades y errores, e imprevisi√≥n en algunas de sus aristas, como est√° a la vista. Lo interesante a esta altura de este proceso es que Uruguay se dot√≥ de un marco regulatorio que permite abordar en un plazo corto algunas otras cuestiones vinculadas a la producci√≥n legal de marihuana, que es hoy un hecho. Es el caso de la llamada ‚Äúmarihuana medicinal‚ÄĚ, es decir, aquellos productos que se elaboran a partir del cannabis con fines terap√©uticos.

En Uruguay es bien conocido que muchas personas y familias que tienen ni√Īos con problemas graves de salud que suelen tener una mejor√≠a sustancial al ser tratados con este tipo de medicamentos derivados del cannabis, hacen un enorme esfuerzo por importar estos medicamentos o productos m√©dicos.

Ahora en Uruguay, en el marco de este proceso regulatorio, se producirá una situación que en una primera lectura aparece positiva: surgirán medicamentos o productos médicos derivados del cannabis de fabricación local que deberían tener un costo menor al de productos similares importados.

Y digo bien ‚Äúsimilares‚ÄĚ porque hasta el momento, con toda l√≥gica, cuesta pensar que en un plazo tan breve como el que lleva Uruguay incursionando en este terreno, se logren productos iguales y que tengan por lo tanto igual respuesta.

Entre las familias que hoy importan el producto existe preocupaci√≥n. Algunas personas consultadas para esta columna confirmaron que recibieron de parte de las autoridades del Ministerio de Salud P√ļblica la afirmaci√≥n de que no habr√° una prohibici√≥n expresa que les impida continuar comprando en el exterior aquel medicamento que, seg√ļn han comprobado, genera una mejora sensible del estado de salud de sus seres queridos.

Desde el Ministerio de Salud P√ļblica no hubo respuesta a nuestros pedidos de informaci√≥n espec√≠fica sobre el funcionamiento en la pr√°ctica de este mecanismo que podr√≠amos llamar de importaci√≥n versus producci√≥n local. La informaci√≥n que pudimos obtener hasta el momento de esa cartera, indica que no se est√° evaluando una prohibici√≥n estricta de importaci√≥n.

En este punto, aparecen algunos interrogantes y cuestiones básicas de protección de derechos sobre la mesa, si es que la puerta de la discusión sigue, como parece, abierta.

La primera y más evidente es que si al día de hoy existe una compra de este tipo de productos y medicamentos en el exterior, que de hecho está dando resultados, no deberían adoptarse medidas proteccionistas para favorecer a una industria local apenas incipiente, que con seguridad, tardará un cierto tiempo en acompasar su producción a las necesidades de esta población.

La segunda es que debería habilitarse una coexistencia de mecanismos para aprovechar lo mejor de ambos mundos. Las familias que hoy importan el producto y pueden pagarlo, y confían en él, deberían tener la misma libertad que han tenido hasta ahora. Y quienes se verán beneficiados por la existencia de productos locales más baratos y que hasta ahora tal vez no pueden recurrir a una importación y más bien se abastecen en un mercado paralelo no regulado que se sabe que existe, tendrán la garantía de que las empresas productoras locales estarán controladas debidamente.

Las familias que importan este tipo de medicamentos o productos lo hacen de empresas establecidas. Y estar√≠an con seguridad dispuestas a un per√≠odo de coexistencia que les permita probar medicamentos producidos en Uruguay, ‚Äúteniendo a mano‚ÄĚ, como me explic√≥ una madre, el producto en el que hoy conf√≠an porque vieron los resultados.

En definitiva, se trata de que no se limiten oportunidades de acceso a mecanismos de cuidado, sino todo lo contrario, que las opciones sean m√ļltiples. A la luz de las dificultades, l√≥gicas, en la puesta en marcha de mecanismos como los que Uruguay ha incorporado en relaci√≥n al cannabis, ser√≠a sensato que cualquier decisi√≥n que se tome por parte de las autoridades sanitarias en esta materia se gu√≠e por la l√≥gica de la preservaci√≥n del derecho a la buena salud, facilitando el acceso a este tipo de productos de todas las formas legalmente posibles, sin trabas legales adicionales, sin nuevos requisitos impositivos.

Emitido en el espacio Tiene la palabra de En Perspectiva, miércoles 08.11.2017

Sobre el autor
Mauricio Rabuffetti (1975) es periodista y columnista político. Es autor del libro José Mujica. La revolución tranquila, un ensayo publicado en 20 países. Es corresponsal de Agence France-Presse en Uruguay. Las opiniones vertidas en este espacio son personales y no expresan la posición de los medios con los cuales colabora.