Editorial

El Estado y las iniciativas privadas en Marconi y Casavalle

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Por Emiliano Cotelo ///

Fue una experiencia muy estimulante la que vivimos este miércoles, cuando desarrollamos buena parte de En Perspectiva desde el centro educativo Los Pinos.

Es una ONG enclavada en el corazón de la cuenca de Casavalle, esa zona que ha sido noticia triste y preocupante en estos días por los incidentes tan graves que estallaron el viernes 27, hace una semana, en el barrio Marconi.

Los Pinos naci√≥ hace 19 a√Īos, pensado originalmente como complemento de la ense√Īanza p√ļblica de ese lugar, uno de los m√°s pobres y problem√°ticos de Montevideo. Con el correr del tiempo su oferta de actividades ha ido incorporando: un club de ni√Īos, para completar la jornada de los escolares; un centro juvenil, que hace lo propio con alumnos de secundaria; y talleres que brindan cursos cortos de capacitaci√≥n laboral para j√≥venes de 17 a 24 a√Īos. Adem√°s, ahora ingres√≥ en la educaci√≥n formal inaugurando el primer a√Īo de un liceo t√©cnico, habilitado por UTU. En total, cada d√≠a pasan por sus instalaciones m√°s de 300 estudiantes, que adem√°s tienen acceso a desayuno, almuerzo y/o merienda, seg√ļn los horarios, en un comedor muy c√≥modo, abastecido por una cocina de primera, donde quienes trabajan son mujeres y hombres del entorno, igual que en las otras tareas en las que se necesita funcionarios.

Como ustedes pudieron observar en nuestra trasmisi√≥n en video o en las fotos publicadas en EnPerspectiva.net, los edificios y la infraestructura son de primer nivel, incluyendo un gran gimnasio techado y canchas para diferentes deportes, entre ellas varias de f√ļtbol y de rugby con el c√©sped perfectamente mantenido. El deporte, justamente, es una herramienta importante del proyecto, por los valores que trasmite, pero adem√°s porque se usa para favorecer la inclusi√≥n social de estos chicos. Porque los equipos de Los Pinos compiten regularmente con los de barrios de la costa, por ejemplo Carrasco o Pocitos, por ejemplo en rugby, jugando tanto de visitantes como de locales.

Pese a la inseguridad que reina en Casavalle, las rejas y el sistema de alarma cubren s√≥lo a las construcciones de Los Pinos. Mientras tanto el predio ‚Äďde ocho hect√°reas‚Äď est√° abierto a los vecinos, que, de hecho, lo disfrutan como si fuera un parque. Esa decisi√≥n forma parte de una estrategia muy audaz, que procura que la comunidad cuide y defienda a este centro porque lo va sintiendo como propio, algo que, m√°s all√° de incidentes menores, se ha ido logrando. Pablo Bartol, fundador de Los Pinos, dice que √©l se retirar√° de la direcci√≥n el d√≠a en que ‚Äúalguien del barrio, que haya pasado por el centro y que haya estudiado en la universidad, logre ocupar el puesto‚ÄĚ.

Uno de los grandes logros de Los Pinos es la creaci√≥n de la Olimp√≠ada de Matem√°tica, un programa que naci√≥ pensado para los ni√Īos de las escuelas p√ļblicas de la zona pero que se ha ido extendiendo, al punto que en los talleres para la edici√≥n de este a√Īo est√°n participando 30.000 escolares de 11 departamentos. La experiencia ha sido tan rica que Los Pinos trabaja ahora para crear all√≠ mismo una carrera de profesorado en matem√°tica.

Todo esto ocurre en una instituci√≥n de gesti√≥n privada, pero donde el 60 % del presupuesto es financiado con fondos p√ļblicos. No s√© a ustedes, pero a m√≠ este dato me impresion√≥: 60 % del presupuesto proviene del Estado.

¬ŅCu√°les son esos recursos estatales? Una parte, acuerdos con el INAU, por ejemplo para el club de ni√Īos. Otra, del Instituto Nacional de Empleo y Formaci√≥n Profesional (INEFOP), que respalda los cursos de capacitaci√≥n, por ejemplo el que conocimos cuando entramos al laboratorio dedicado a auxiliares de la industria farmac√©utica. Y una tercera fuente de dinero p√ļblico es la reasignaci√≥n de impuestos de las empresas privadas que realizan donaciones. Esto √ļltimo es posible por una normativa que habilita que si una empresa dona $ 100 a un proyecto avalado por el gobierno, su costo real es $ 18,75, porque el 75 % del monto se imputa como pago a cuenta del Impuesto al Patrimonio y el Impuesto a la Renta de Actividades Empresariales (IRAE) y el otro 25 % puede ser imputado a todos los efectos fiscales como gasto de la empresa.

Ustedes saben: algunos de estos mecanismos han sido muy resistidos por sectores de la izquierda y del movimiento sindical. Muchos rechazan que las empresas puedan resolver el destino de una parte de los impuestos que pagan. Sobre todo cuestionan este régimen porque, al mismo tiempo, objetan los sistemas de trabajo que han implementado algunas de las instituciones beneficiarias. Particularmente, han criticado a los nuevos liceos gratuitos de gestión privada que se financian por esta vía, entre ellos dos localizados también en la cuenca de Casavalle: el Jubilar, que es de origen católico, y el Impulso, que es laico.

En el caso de Los Pinos, hay varios aspectos que han sido mencionados como controvertidos:

  1. que en la mayoría de sus actividades sólo admite varones;
  2. que selecciona entre los aspirantes en función del compromiso que demuestre la familia con la educación de sus hijos;
  3. que cobra una mensualidad de $ 390 como forma, justamente, de que el estudiante y sus familiares valoren el servicio que reciben (aunque si no pueden pagarlo en efectivo tienen la opción de hacerlo con horas de trabajo en el centro).

Tambi√©n se ha mirado con recelo que est√° patrocinado por el Opus Dei y tiene una capilla (aunque la participaci√≥n en actividades religiosas no es obligatoria para los ni√Īos y j√≥venes y, de hecho, muchos se mantienen al margen de ellas; por lo dem√°s, y este dato es notable, el terreno fue donado por un empresario que es, al mismo tiempo, un connotado integrante de la colectividad jud√≠a).

Despu√©s de nuestra visita a Los Pinos, y de lo que conocimos antes en otras organizaciones de esa parte de Montevideo, por ejemplo el Movimiento Tacur√ļ, yo quiero hoy saludar especialmente que el Estado siga apoyando iniciativas que ponen en pr√°ctica m√©todos diferentes a los oficiales.

No es algo nuevo. Viene de antes del acceso del Frente Amplio al poder. Pero no era obvio que se profundizara en esta dirección en las presidencias de Tabaré Vázquez y de José Mujica. Y sin embargo, ocurrió. Y más interesante todavía es que, pese a las objeciones internas tan fuertes, estos mecanismos se mantienen vigentes.

¬ŅAcaso el Estado puede sostener que tiene la f√≥rmula m√°gica para encarar la problem√°tica social de la cuenca de Casavalle y su entorno, una verdadera afrenta para nuestro pa√≠s?

En estos d√≠as se discute si el Estado est√© ausente en estas zonas y cu√°l ha sido la efectividad de sus pol√≠ticas sociales. Yo no quiero entrar en ese debate. Digo s√≠ que, como qued√≥ claro hace una semana, la tarea que hay por delante es gigantesca y muy compleja. Y que resulta conveniente y necesario sumar en ese empe√Īo a otras visiones y a otros liderazgos. En particular, me parece, es fundamental que se abra espacio a la experimentaci√≥n y a la innovaci√≥n.

***

(*) La Olimpíada de Matemática es uno de los programas mixtos.

***

Emitido en el espacio En Primera Persona de En Perspectiva, viernes 03.06.2016, hora 08.05