Blogs

Lengua curiosa
Estaciones

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Por Ricardo Soca ///

Para los romanos, el a√Īo ten√≠a solo dos estaciones: una muy prolongada, y la otra, breve. La primera estaba compuesta por la suma de lo que hoy llamamos primavera, verano y oto√Īo, mientras que la m√°s breve era el hibernum tempus ‚Äėinvierno‚Äô.

La m√°s prolongada se llamaba ver, veris, palabra que dio lugar a nuestro verano, pero en determinado momento, el comienzo de esta estaci√≥n se llam√≥ primo vere ‚Äėprimer verano‚Äô y m√°s tarde, prima vera, de donde sali√≥ nuestra primavera, mientras que la parte m√°s calurosa tom√≥ el nombre de veranum tempus ‚Äėverano‚Äô.

A pesar de este desmembramiento, la estaci√≥n c√°lida todav√≠a era m√°s prolongada, hasta que en cierto momento, su per√≠odo final, el tiempo de las cosechas, fue llamado autumnus, voz derivada de auctus ‚Äėaumento‚Äô, ‚Äėcrecimiento‚Äô, ‚Äėincremento‚Äô, que proced√≠a, a su vez, de augere ‚Äėacrecentar, robustecer‚Äô, referido a las riquezas, que se incrementaban con las cosechas. El vocablo latino autumnus lleg√≥ a nuestra lengua como oto√Īo.

***

Lengua curiosa, el blog de Ricardo Soca en EnPerspectiva.net, actualiza los martes con los secretos que albergan las palabras en su significado. El primer martes de cada mes incluye también una de sus Grageas de lenguaje.