Blogs

Colosal

Por

Facebook Twitter Whatsapp Telegram

Por Ricardo Soca ///

Proviene del griego koloss√≥s, una palabra de origen incierto usada por Her√≥doto para designar esculturas gigantescas construidas en Egipto, entre las que se destacaba el Coloso de Rodas, una estatua de Apolo de 36 metros, erguida a la entrada del puerto de Rodas, alrededor del a√Īo 280 a. de C.

El vocablo griego fue adoptado por los latinos como colossus. Doscientos a√Īos despu√©s de la creaci√≥n del Apolo de Rodas, cuando Vespasiano y Tito construyeron el Coliseo romano, le dieron ese nombre porque su tama√Īo, que para la √©poca resultaba gigantesco, les recordaba las proporciones de las estatuas descritas por Her√≥doto. Cabe observar que los romanos no se basaron en koloss√≥s, sino en su derivado kolosi√°ios ‚Äėcolosal‚Äô.

Coloso pas√≥ al franc√©s hacia fines del siglo XV bajo la forma colosse y fue tomada por el ingl√©s como colossus. En castellano aparece registrada en 1580, y su derivado colosal figura en el Diccionario castellano, de Esteban de Terreros. Sebasti√°n de Covarrubias la incluy√≥ en su diccionario, pero para designar apenas ¬ęuna estatua de grande disposici√≥n, que con extremo excede la estatura natural¬Ľ.

***

Lengua curiosa, el blog de Ricardo Soca en EnPerspectiva.net, actualiza los martes con los secretos que albergan las palabras en su significado. El primer martes de cada mes incluye también una de sus Grageas de lenguaje.